Publicado el 1 comentario

Populismo y Religión

El Yahvismo Religión y Política 1

Populistas los hay de Derecha y de Izquierda. Esto es un hecho conocido y documentado. Por lo mismo no debería sorprendernos que en la coyuntura del momento actual que se vive en México el líder populista que ocupa la presidencia sea también un personaje profundamente conservador y recalcitrantemente religioso.

Orígenes

Sin embargo esto no es nuevo ni siquiera es realmente sorprendente. El primer radical populista y ultra ortodoxo de la historia fue el profeta Moisés cuya historia se narra en el libro sagrado de judíos y cristianos.

Por lo que sabemos Moisés era al mismo tiempo un místico que podía estar en estrecha comunión personal con Dios en la soledad de la montaña, que un hábil político y un líder firme y despiadado capaz de ejecutar sin misericordia a los disidentes que durante su ausencia habían optado por adorar al Becerro de Oro.

Desde el punto de vista de la historia de la religión en el hemisferio occidental su importancia es fundamental, pues podríamos decir que mientras Abraham sentó las bases de una religión henoteísta que se contentaba con adorar a un solo dios pero sin meterse con las creencias de los demás, Moisés sentó las del yahvismo monoteísta que proclama que su dios es el único verdadero Dios. Este fundamentalismo religioso intolerante pasó del yahvismo al judaísmo y de ahí al cristianismo y luego al islam.

Moisés es una de las figuras más complejas de la historia, pues no solo fue un profeta también fue un legislador, un líder político, un populista que dirigió a una turba de esclavos en fuga, un ultra ortodoxo y un radical.

Como visionario creía en la experiencia mística del estrecho contacto personal con Dios, pero como hombre práctico aceptaba la necesidad de racionalizar la religión plasmándola en un código que preserve su pureza y que pueda enseñarse a las siguientes generaciones de forma precisa y sin aceptar escalas de grises.

Fue así como Moisés dotó al yahvismo de una nueva herramienta alrededor de la cual poder seguir desarrollando la idea del monoteísmo ético, le dio la Ley.

Pero el populismo de Moisés no se limitó a liberar al pueblo hebreo de la opresión egipcia. Sino que fue más allá hasta generar un sentimiento de identidad nacional entre sus desarrapados seguidores. Los dotó de una misión y los llevó al extremo de sentirse elegidos por la deidad para “moralizar” al mundo ¿suena conocido?

Pero el populismo religioso no se quedó con Moisés. Hacia la época del profeta Jeremías surgió una secta judía conocida como los “recabitas“. Un movimiento originado en las partes bajas de la sociedad hebrea que además de ser de carácter ultra ortodoxo se oponían al sedentarismo y a la idea de una sociedad establecida. Puganaban por una especie de socialismo-anarco-nómada donde la propiedad privada, la vida urbana y el estado eran identificados como los orígenes de todos los males.

Además de los recabitas existió otra corriente religiosa dentro del seno del judaísmo cuyos líderes eran claramente populistas. Se trata de la secta de los nazareos entre quienes podemos contar a figuras como Samuel, Juan el Bautista y el mismo Jesús de Nazareth.

No es casualidad pues que todos estos conceptos, plasmados en el libro sagrado de los judíos y cristianos, hayan sido luego reciclados por populistas de diversas épocas.

Actualidad

Desde Hitler a Mussolini, pasando por Franco y por numerosos líderes sudamericanos como Evo Morales, el populismo religioso es sin lugar a dudas un ente vivo y vigente. El líder se asume con una misión especial, una suerte de revelación que debe ser llevada a cabo a cualquier costo. El caudillo se siente elegido por fuerzas superiores para salvar al pueblo de si mismo, de la derecha, de la izquierda, de los conservadores o de los neoliberales, eso no importa. Lo que importa es que su misión es sagrada y quien se atreve a criticarla es un hereje y quien se le oponga es un infiel que puede y debe ser avasallado. No importar lo bien o mal que se desempeñe el pueblo debe elegir estar con él o contra él, pero cuidado porque quien se le oponga está por defecto “moralmente derrotado”.

Así se resume el populismo cuasi religioso que mueve al principal grupo político de México hoy día.

Oswaldo Aguilar Castro

Totenyo Totauhca Mexicah

México Tenochtitlán, calpulli de Zoquipan

Twitter: @oswaldoaguilar